Beneficios del Palo Santo

La “madera sagrada” de la limpieza espiritual, como se la llama. Un ritual poderoso y natural que miles de personas seguimos para alejar y despejar energías bajas y atraer vibras más saludables. Un embriagador aroma que nos lleva al bienestar, a sentirnos cuidados por la Madre Tierra y renovados en luz. El favorito de las prácticas y posturas de estilo de vida que conectan cuerpo, respiración y mente.

Quemar palo santo, usarlo en aceite o pulverizarlo al ambiente en aromatizador es desde hace siglos una forma interpretada de medicina transformadora, tranquilizadora y sanadora de energías mediante el percibir de su olor. Deriva de un árbol dulce y aromático, el Bursera graveolens, intenso a pino, menta y limón de corteza gris, reconocido con solo olerlo hecho leña o destilado, que ve luz como tesoro a lo largo de los bosques secos de América del Sur, y se une a la familia cítrica y del incienso.

Es recién luego de muerto el tronco por causas no externas y de varios años secado en el suelo, entre 4 y 10, siendo esqueletizado naturalmente por la termita que se alimenta de él, que alcanza sus máximas propiedades y aroma penetrante que desafía mundos, permitiendo en el proceso absorber toda esa riqueza propia del bosque y así enriquecer su esencia. Mientras vive no cuenta con estas propiedades.

Ya los antiguos chamanes incas y aborígenes de estas tierras lo usaban en su comunidad para eventos religiosos, limpieza de ambientes y lo consideraban imán de la buena suerte y la llegada directa a sus dioses. Era común sentir su aroma impregnado, por ejemplo, en iglesias coloniales, algo que todavía se puede apreciar en visitas a sitios históricos y de rituales.

Hoy, es ampliamente utilizado en la espiritualidad de diversas maneras y en muchas presentaciones, y su madera se encuentra protegida. Es decir, su utilización trasciende civilizaciones y culturas que se ven encantadas con su “magia” surgida de la tierra. Tan así, que los indígenas consideraban a este cultivo como un símbolo fiel de los espíritus predecesores que se comunicaban con ellos.

¿Cuáles son los beneficios del Palo Santo?

Apreciado para expulsar numerosas energías negativas, atraer lo bueno y armonizar estados, se considera que sirve para:

- Limpiar y despejar espacios, equilibrándolos.

- Subir la confianza propia, despeja el humor y la acción

- Combatir el desasosiego en pos de obtener calma y relajación natural

- Aligerar nervios y mejorar dolores arraigados causados por estrés, trayendo bienestar.

- Favorecer los estados de meditación, Reiki y yoga porque relaja mentalmente y persuade a la idea de soltarse al ser y profundizar el contacto interior y de percepción.

- Repeler insectos sin necesidad de recurrir a químicos o sustancias nocivas

- Disminuir inflamaciones y alivia dolores articulares crónicos.

- Servir de afrodisíaco, incitando acercamiento, calidez y amorosidad. Ese poder misterioso y a tierra que proporciona en su aroma, colabora a distender ánimos de a dos. La intimidad prospera a su sentir.

- Atraer la suerte y las noticias alentadoras. En épocas pasadas era un eficaz atrapa prosperidad.

Propiedades del Palo Santo

Entre sus atributos médicos naturales, el palo santo es un gran antidepresivo, diurético, depurativo y antiséptico. Su fuerza curativa innato se halla en 3 compuestos: Limoneno, que se lleva cerca del 65% de su constitución en aceite esencial y en incienso, también presente en otras hierbas como la naranja o menta, ayuda en la prevención de dolores y hasta tumoraciones. Un ingrediente y componente aromático que estimula el pensamiento creativo y baja la ansiedad.

Es penetrante protector de las emociones y favorecedor de las buenas energías, purificando espacios.

El Terpineol que refuerza el sistema inmune, actúa como tónico, fungicida y bactericida, transmitiendo equilibrio y alivio.

Y el Menthofuran, un gran antiviral que descongestiona y beneficia el enfoque, propiciando la dedicación.

Palo Santo y aromaterapia

En aceite esencial de alta pureza obtenido de la destilación al vapor de sus troncos, incienso, velas aromáticas y difusores, de tono amarillo suave, y aroma cítrico y dulce a la vez, esta madera sagrada que “embruja” es ideal para la práctica en busca de la mejora de la salud a nivel emocional y físico, a través de lo terapéutico. Es por eso, que la técnica casi ritual de su encendido no pierde vigencia.

Sobre un cuenco desvaneciéndose lentamente, como tópico en masajes, inhalado o esparcido en gotitas de un exquisito aromatizador ambiental, solo o combinado con otras fragancias como la lavanda o la menta, sirve para alejar vibras negativas y llamar al porvenir. Pero mejor aún, para tener en regla los trastornos causados por el estrés y los desajustes nerviosos de la rutina, incluidos los episodios depresivos. La sensación de restablecer el ritmo interior y elevar las defensas es contundente.

Los efectos relajantes y reguladores mente, cuerpo y espíritu son casi inmediatos.

Se considera que su aroma característico interviene en la memoria, por eso ayuda a la concentración y a abrirse a la meditación y el ocio. Tanto como a propiciar el encuentro personal.

Y como si se tratara de una alabanza a los ancestros, los conflictos en el hogar parecen alejarse, dando la bienvenida a la serenidad, la protección, la armonía y el ánimo en alza.

El dato: resulta muy eficaz como spray para utilizar en sitios de trabajo donde no se puede quemar palo santo y aun así se desea mejorar el clima laboral y las emociones.

En momentos de ocio profundo, se suele acompañar su fragancia de una oración purificadora al universo.

Experiencia sensorial y olfativa única se materializa. Aroma estimulante, vibratorio y de conexión profunda con la fuente creadora. Un centrador de espíritu y un liberador natural de tensiones y malas energías que desde tiempos inmemorables protege, quita remanentes astrales y concilia con su cálido aroma.

Dejar un comentario