¿Cómo usar aceites esenciales?

En esta oportunidad, queremos contarte todo sobre los aceites esenciales. Para qué sirven, qué son, ¡y mucho más! De manera que te invitamos a leer hasta el final y a disfrutar de lo que hoy podrás aprender al respecto.

En primer lugar, no podemos dejar de decir que los aceites esenciales son concentrados de energía vegetal, por lo que podés escuchar sobre ellos como el “elixir de bienestar”, dado que de su uso se obtienen grandes beneficios, sobre los que te hablaremos a continuación.

Se utilizan desde hace más de 4000 años a.C. y pueden ser creados a partir de flores, frutas, cortezas, semillas y raíces y están creados para ser aplicados en la piel, dado que nosotros, como seres humanos, no los producimos o sintetizamos de manera natural. Sirven, en pocas palabras, para aportar lípidos, hidratar y mejorar el aspecto y salud de la piel.

Hay que destacar que también existen, y seguramente has escuchado o escucharás sobre ellos en algún momento, los aceites vegetales, los que son extraídos de las partes grasas de la planta y que se crean para aportar ácidos grasos esenciales y no esenciales. Con respecto a los aceites esenciales, son molecularmente diferentes y es gracias a su composición molecular que estos aceites son capaces de llegar a los distintos órganos del cuerpo humano, a través de la piel. 

Cómo usar aceites esenciales

Esta clase de elixir, son muy utilizados en la aromaterapia (una rama de la fitoterapia), una técnica que aprovecha el olfato para curar o aliviar enfermedades o dolencias y para mantener el cuerpo en equilibrio. 

Para lograr los resultados deseados, es fundamental conocer el uso y/o aplicación de cada aceite esencial, e incluso, las precauciones que se deben tomar con respecto a su empleo, conociendo, por ejemplo, dosis a utilizar. 

Cuando hablamos de aromaterapia, basta con oler el aceite esencial en cuestión. 

Cómo usar las esencias para aromatizar

Es importante que te asegures de que los aceites esenciales que estás utilizando, son naturales y no sintéticos. En el hogar, podés usarlos para disfrutar de ambientes con aroma relajante o agradable, que invite a las personas que se encuentran en el lugar a permanecer en armonía; también suele ser utilizados para potenciar la creatividad o para purificar y limpiar los espacios. 

Las formas de aplicación son múltiples:

  • En difusores.

  • Como spray instantáneo.

  • Aplicado a varillas, por ejemplo, de bambú.

  • En el suavizante de la ropa.

  • E incluso, en los productos de limpieza.

    Cómo usar aceites esenciales en difusor

    Podemos decir que los difusores son la forma más simple de incorporar o usar aceites esenciales para aromatizar el hogar. 

    Existen difusores de toda clase, colores y precios. Algunos, para funcionar calientan el agua que debe ser incorporada dentro del dispositivo, mientras que otros, los hacen mediante vibraciones ultrasónicas, las que producen una especie de niebla fresca alrededor del artefacto.

    Respecto del modo en que se utilizan los aceites, basta con aplicar unas gotitas (4 o 5) en el agua del difusor, para que una vez encendido ofrezca aromas perfectos.

    Cómo diluir aceites esenciales

    Los aceites esenciales deben ser diluidos tanto en el caso de que sean utilizados en difusores, como si son aplicados a la piel. 

    Para los difusores de 100 a 200 ml, deberás usar 3 o 4 gotas, mientras que serán 5 o 6 gotas para los que tengan capacidad para 300 a 400 ml. 

    Si tenés en casa un humidificador de mayor capacidad, ten en cuenta las medidas que te indicamos y agregá las gotas que sean necesarias, por ejemplo, si es un humidificador de 1000 ml., serán una 14 gotas.


    Cómo se deben conservar los aceites esenciales

    Lo óptimo es que conserves el producto en su envase original, dado que disponen de un sistema de cierre hermético, el que permite que el producto tome el menor contacto con el aire, evitando que se estropee y/o pierda sus propiedades. 

    Referido al envase, este tiene que ser de vidrio y oscuro, para impedir su oxidación debido a la luz solar.

    Lo óptimo es que los frascos sean reservados en un lugar oscuro y fresco (en una alacena por ejemplo, pero no en la heladera). No deben exponerse a cambios repentinos de temperatura. 

    Tomando los cuidados o recaudos indicados, estos productos pueden durar hasta cuatro años, sin deteriorarse ni perder sus propiedades.

    Aceites esenciales más usados y sus propiedades

    A continuación, te contamos sobre algunos de los aromas más solicitados y los beneficios que ofrecen: 

    • Lavanda + Naranja: es la combinación perfecta para lograr un sueño renovador. Basta con que combines tres gotas de cada uno de estos aceites, para luego untarlo en la cabecera de tu cama. Si tenés problemas de congestión, un resfrío o una gripe, podés añadir tres gotas de eucalipto a la mezcla, lo que te ayudará a respirar mejor. Te garantizamos que con esta mezcla, dormís como un bebé.

    • Limón o Romero: tres gotas en tu difusor son suficientes para ayudar a la concentración. Si no tenés tal dispositivo, podés incorporar unas gotitas en una gasa y dejarla cerca de ti, de manera que puedas aprovechar el aroma de estos dos aceites esenciales (uno a la vez) y sus beneficios. 

    • Árbol de té: para evitar las picaduras de insectos, podés aplicar directamente sobre la piel este tipo de aceite. Atención: los aceites, en general, no deben ser usados de este modo porque pueden producir irritación o alergias, por lo que te recomendamos probar en un pequeño sector, antes de aplicar en todo el cuerpo. 

    • Romero o menta: ¿tenés bañera? Incorporá unas gotitas en el agua para tener el baño más relajante de tu vida. Si no, mientras te duchás, podés incorporar dichos aromas en el baño en algún difusor.

          Esperamos que la info que en este post te dejamos, te sea útil para sacar provecho de los diferentes aceites esenciales que hay en el mercado, a través de la aromaterapia.

          Dejar un comentario