Tratamientos para el Acné

El acné es una enfermedad de la piel bastante común, que se caracteriza por la aparición de granos, los que hacen su gran aparición tras la obstrucción de los folículos pilosos que se encuentran bajo la piel, y aunque no se trata de una enfermedad potencialmente grave, puede dejar cicatrices y ser estéticamente molesta.

Suele ser común en jóvenes y adolescentes, aunque puede aparecer en cualquier persona sin importar en la etapa de su vida en la que se encuentre. Comúnmente en rostro, cuello y espalda, abarcando también los hombros, pudiendo ser resultado de la edad, predisposición genética, entre otros.

¿Cuáles son las causas del acné?

Es común que algunas personas vinculen la aparición del acné con el consumo de alimentos con alto contenido graso, como golosinas y chocolates, sin embargo son pocas las evidencias científicas que relacionan a los alimentos con esta enfermedad.

De hecho, no se sabe con seguridad qué ocasiona la aparición del acné, existe la probabilidad de que los desajustes o cambios hormonales tales como los que se presentan durante la adolescencia tengan un impacto en la piel que pueda resultar en esta enfermedad.

También se debe descartar el vínculo que las personas establecen entre factores como el estrés, el estrés no causa el acné sin embargo puede empeorarlo, de la misma manera la piel sucia no causa ni la aparición de granos ni de puntos negros.

¿Qué tratamientos para el acné existen?

Si padecés de acné y requerís de algún tratamiento para calmar los síntomas y eliminar los granos, a continuación podrás conocer sobre algunos que pueden ayudarte a tratar esta enfermedad:

Medicamentos Tópicos

Ácido azelaico: se trata de un componente de origen natural que se encuentra generalmente en los productos de origen animal. Las cremas con ácido azelaico generalmente se componen de un 20% de este y tienden a ser igualmente eficaces que otros tratamientos convencionales para el acné.

Ácido salicílico: aunque no hay muchos estudios que demuestren la eficacia del ácido salicílico en el tratamiento del acné, se sabe que ayuda a evitar que los folículos pilosos se obstruyan, eludiendo la aparición de granos y puntos negros. Está disponible en productos removibles con agua o mascarillas.

Antibióticos de aplicación tópica: matan las bacterias que se encuentran en la piel y ayudan a disminuir el enrojecimiento ocasionado por el acné, en ocasiones el dermatólogo puede recomendar el uso de este en combinación con peróxido de benzoílo, para evitar la resistencia al antibiótico.

Medicamentos Orales

Antibióticos orales: se prescriben para tratar la inflamación ocasionada por el acné, y para combatir las bacterias que se encuentran en la piel. Sin embargo, su uso debe ser moderado para no crear resistencia al antibiótico y porque hace que la piel sea más sensible a la luz solar, por ejemplo. 

Anticonceptivos orales: los anticonceptivos en un tratamiento para el acné son suministrados de manera combinada, y cuentan con una composición combinada de progestina y estrógenos, generalmente muestran resultados a largo plazo.

Tratamientos para el acné severo

Cuando el acné no responde a los tratamientos convencionales, hay que recurrir a otros más fuertes que son los adecuados para poder combatirlo, a continuación te contamos sobre algunos de ellos:

Tratamientos con Isotretinoína: se trata de un medicamento muy potente y eficaz en el tratamiento del acné, sin embargo debe ser suministrado bajo estricta supervisión médica debido a sus posibles efectos secundarios que van desde colitis ulcerosa hasta anomalías congénitas graves.

Exfoliación química: se basa en la aplicación de una solución química sobre la piel afectada para lo cual se hace uso de ácido salicílico. Se ha demostrado que sus resultados no perduran por mucho tiempo, por lo que debe repetirse al cabo de algunos meses.

Inyección de esteroides: comprende un tratamiento muy efectivo y consiste en la inyección de medicamentos con esteroides directamente en la lesión nodular, lo cual resulta en una mejora rápida así como la disminución del dolor.

Tratamiento con láser: aunque es un tratamiento que ha demostrado tener cierto porcentaje de efectividad, aún es necesario determinar con cuánta intensidad debe aplicarse la luz y cuántas dosis son necesarias.

Tratamientos para el acné naturales

Si el paciente tiene acné leve y prefiere recurrir a tratamientos que no impliquen químicos que pueden tener efectos adversos en el organismo, se pueden tomar en cuenta alguna de las siguientes alternativas naturales:

Zumo de aguacate y berro: además de estos dos ingredientes, se prepara agua mineral y poleo, en conjunto, hacen que la piel quede más suave e hidratada, solo debés batir todos los ingredientes, y si lo deseas endulzar. Bébelo dos veces al día por dos semanas.

Mascarillas: Los tratamientos con bicarbonato de sodio son muy conocidos por su efecto sobre la piel con acné sin embargo lo ideal siempre será recurrir a mascarillas elaboradas por profesionales, que contienen también elementos naturales pero en su justa medida para lograr el efecto deseado y cuidar tu piel.

Mirá nuestras mascarillas faciales

Menta: la menta tiene propiedades antimicrobianas que ayudan a combatir el acné de manera natural, puede utilizarse de dos maneras, o bien en una infusión que debe beberse tibia, o con cremas especiales para colocarlas en la zona afectada.

Miel: La miel tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, por lo que resulta como un excelente remedio natural para el acné. Pudiendo ser utilizada de dos maneras, la primera combinándola con limón, esta mezcla se deja actuar sobre la piel por 15 minutos, luego se lava con agua tibia. Una segunda forma es usando solo la miel, colocándola directamente sobre la zona afectada. Cubrila con un poco de algodón y asegúrala para que se mantenga en su lugar durante toda la noche.

Aceite de árbol de té: Podés tratar el acné leve utilizando el aceite de árbol de té, este es muy efectivo en la eliminación de gérmenes y la disminución en la producción o acumulación de grasa en la piel. Podés ver nuestros productos con este aceite aquí.

Aloe vera: No podía faltar, se trata de una planta que aporta una gran serie de beneficios al organismo y que por supuesto va de maravilla con el tratamiento del acné, ya que ayuda a sanar la infección y reduce la inflamación producida por la misma.

Bastará con que extraigas un poco del gel de la planta y lo apliques sobre la zona afectada, su efectividad está probada además impide la aparición de marcas y cicatrices.

Encontrá todo en tratamientos naturales para el acné en Universo Garden Angels.

Dejar un comentario