Luna LLena. Eclipse en Sagitario “La luz del niño, iluminando al adulto”

Esta luna llena se encuentra eclipsada en el signo de sagitario.

En esta fase, se iluminan nuestras sombras, que están transitando los tintes cualitativos del signo de Sagitario, en donde se encuentra también nuestro nodo sur. Mientras la luz de nuestro crecimiento, el sol, se encuentra en géminis, en donde se encuentra nuestro nodo norte. Es por eso durante estos eclipses vamos a transitar lecciones kármicas-dhármicas, en donde transformaremos nuestro destino, por sanar nuestro pasado.


 

En este momento el Nodo Norte se encuentra en Géminis, y el Nodo Sur se encuentra en Sagitario. Que el nodo norte se encuentra en Géminis quiere decir que tenemos que integrar las fuerzas geminianas. Conectarnos con el poder del experimentar, y de llenarnos de la riqueza de esta vivencia, la cual nos impregna de vida. Como también entrar en contacto con la energía del asombro, del interés por las diferentes formas que tiene el mundo de mostrarse. Así como re aprender a generar pensamientos, a conectarnos con ellos, como también a la observación y regeneración de transmisión de mensajes, formas de enseñanza, aprendizaje, manifestación de nuestra comunicación. Géminis integra a la cualidad del niño.

Por mucho tiempo el niño no recibió la veneración que verdaderamente merece. Un niño acaba de llegar del mundo espiritual, es por eso que este es un verdadero maestro para los adultos. Mientras que en la sociedad muchos no lo perciben con esta veneración, no se presta la merecida atención. Los niños resultan ser maestros para los adultos, ya que estos vibran un tipo de percepción espiritual que van a mostrar lo más oculto para nuestro ojo, pero la mirada más espiritual y profunda de nuestro ser que podamos tener. Mientras que un ser está barriendo, entonces puede estar ensuciando o limpiando, todo dependerá del grado de presencia de este ser, en el nivel del cuerpo motor-volitivo, el cuerpo rítmico-respiratorio-astral, y el cuerpo físico-material; es decir, en su hacer, en su sentir y en su pensar. El niño se aprehende de aquello que el adulto esté vivenciando. Si mientras que el adulto barre él mismo está pensando en pensamientos de suciedad, o se sienta molesto por estar barriendo, entonces el niño aprenderá que el barrer es un acto molesto, y de ensuciar, en su inconsciente. El niño le mostrará eso mismo al adulto, y el adulto, si es lo consciente suficiente podrá trabajar su acto, su sentir y su pensar, en modificación o no para ser o no un ser presente.

Con el nodo norte en géminis tenemos una oportunidad para generar otra mirada hacia los niños, y aprender de ellos. Si aprendemos a observar el mundo desde el punto de vista de fantasía de los niños, entonces revivificaremos a nuestro niño, y permitiendo a nuestro adulto respirar.

¿Cómo percibes a tu niño interior?

Para trabajar con las fuerzas geminianas también necesitamos trabajar la fidelidad. La fidelidad no únicamente en cuanto a los vínculos en las relaciones, sino, en la vida. La fidelidad es muy importante a la hora de las decisiones tomadas. ¿Cuántas de las decisiones tomadas pudiste sostener con confianza, con entrega? Muchas veces el miedo puede generar dudas que atentan con abandonar lo que realmente deseamos hacer. Si la entrega la realizamos desde el amor, la confianza y porque realmente lo deseamos, entonces, en el mundo espiritual, este acto resuena luminosamente. Sin embargo, si la entrega la realizamos sin realmente desearlo, por miedo a sentir faltas, o por inseguridad, probablemente este acto se quede resonando como una sombra en el mundo espiritual, generando ansias a nuestro espíritu por sanar.

Con la luz del sol en géminis, iluminando nuestras sombras y el nodo sur en sagitario, las fuerzas nos hablan de dejar de tener las cosas finitas y resueltas. Algo nos habla de replanteo en el camino hacia nuestro objetivo y hacia la conexión de nuestro “maestro interior, maestro ascendido”. Algo nos llama a trabajar nuestra confianza, y entrega hacia la vida. La energía sagitariana es hermosa, pero en estos tiempos es difícil tenerla bien trabajada, ya que la autovaloración, la confianza y la entrega son tareas muy arduas de ejercer, por la pobre educación que generalmente recibimos de nuestro entorno. Es por eso, que somos invitados a transformar estas virtudes: “valor”, “confianza”, y “entrega”, así podremos vivirlas con más fuerzas y desde un lugar más genuino.

Los invito a reflexionar a iniciar esta vivencia de eclipses que se viene, iniciar este ciclo de meses que se abre para trabajar los nodos del karma, haciendo la siguiente meditación:

https://m.youtube.com/watch?v=azPJcP3LZMY

https://drive.google.com/file/d/1xbuKhY-l25K-5CEcwrTHx93HOMqvSXDB/view?ts=5ed96306.

 

Nota escrita por Maureen Tursi

.

Leave A Comment