Aceite de Melisa: Beneficios

Tan aromática, fresca y sabrosa como medicinal y abrazadora del ánimo. La armonía serena que no puede faltar en ningún hogar ni bolso. La melisa es aliada de la buena digestión contra las comidas pesadas y aliviadora de los estados alterados propiciando la energía calma cuando todo parece salirse de las manos.

Tonifica naturalmente el sistema nervioso mientras recubre los sentidos y ambientes de bella fragancia alimonada dulce.

Los antiguos romanos y griegos ya probaban sus virtudes como bálsamo instantáneo del bienestar y revelador de pensamientos positivos, y con el paso de los años intensificó su uso en la aromaterapia, siendo un elixir de notas alimonadas en favor de la relajación en terapias contra la ansiedad, insomnio y el estrés donde el caos y las palpitaciones se suceden frecuentemente. También, es una de las favoritas en la meditación y el yoga creando un espacio ideal de conexión.

Se trata de una de las hierbas caseras más utilizadas para preparar infusiones relajantes antes del sueño y un poderoso remedio de la madre tierra en decenas de malestares relacionados al abdomen y la migraña. Bebida o aplicada con regularidad, beneficia el cuerpo y el espíritu. En horas tensas, es la calma deseada, el descanso reparador buscado actuando similar a como lo haría un tranquilizante, sin sus efectos secundarios.

Aceite esencial de Melisa

Melisa officinalis, Toronjil, limoncillo o citronela, es el surgir herbáceo del óleo esencial de Melisa. Usado como verdadero talismán natural para quitar tensiones, influenciar el relax y tranquilizar la mente, produciendo un leve efecto hipnótico, pero no adictivo.

Surge de la familia de las lamiáceas, un grupo de plantas con flores de cientos de géneros, de las más grandes del reino vegetal, y aromáticas como la menta o el orégano. De hecho, sus hojas ovaladas claras y comestibles se parecen bastante y su olor todavía más, uno que se une a otros como la naranja.

Abre a la vida allá por finales de la estación del amor, y continua así hasta entrado el frío. Ese es el tiempo ideal de cosecha. Un buen dato es saber que las abejas son muy atraídas por ella y allí polinizan largos periodos. El óleo se obtiene por destilación de vapor.

Su fuerza natural poco tiene que ver con su altura. Se estima que no supera el metro en muchos casos y se origina prácticamente en cualquier suelo húmedo o boscoso mediterráneo y de América. Al simple contacto de manos o bebida al paladar desprende su sensación reconfortante inmediata que la hace una planta fácilmente reconocible entre muchas otras.

Aceite de melisa propiedades

Hojas y flores de la melisa son usadas en la medicina alternativa. Sus propiedades majestuosas incluyen ácidos fenólicos y taninos, así como mucílagos. Estos la dotan de potencia sedante liviano, estomacal, expectorante y antiviral. Contienen químicos como geranial y germacreno, similares al limón, por eso sus virtudes tan similares, incluso en aroma.

Combina genial con otros aceites naturales como el geranio, la lavanda y la rosa. En Universo Garden amamos el difusor aromático con notas puras de Tilo + Melisa que distiende, equilibra y hace más dulces las horas y días en casa, la oficina o donde sea que vayamos.

Melisa en la aromaterapia

Aplicada en tópico o difusor, esta planta popular ayuda a relajar y armonizar. Entre sus ventajas y propiedades medicinales naturales se encuentran:

- Capacidad calmante. Colaborando ante episodios de irritabilidad, falta de sueño, taquicardias producto de situaciones de estrés y dolores de cabeza frecuentes relacionados a tensión. Cuando se trata de trastornos más serios como angustia crónica, es posible unirlo a otros aceites para potenciar sus resultados. En la aromaterapia simboliza un potente relajante natural y uno de los favoritos para tratar estos padecimientos.

- Poder diurético. Por eso, se vuelve un gran remedio sin efectos no deseados para pacientes con presión arterial elevada. Más todavía si se vuelve un hábito saludable junto al ejercicio y otras infusiones relajantes. Muy aconsejado por la medicina alternativa y funcional en busca de equilibrio.

- Digestiva. Cuando se comió demasiado o se tienen trastornos crónicos del estómago, la melisa ayuda a devolver bienestar, paliar desarreglos, quitar espasmos, gases recurrentes y hasta episodios de diarreas e hinchazón frecuentes.

- Hepático. Trata como pocos remedios las molestias de este órgano, reforzando su función y evitando que se formen cálculos.

- Antiviral. Un fabuloso agente antiinfección. Estados de gripe, congestiones de la nariz y catarros son atenuados. Igualmente, casos de herpes y ciertas picaduras leves.

- Alivia dolores menstruales. Cuando los dolores del periodo se acentúan, el aceite de melisa aligera molestias, cefaleas y espasmos, siendo de gran ayuda en muchas mujeres.

Tips con sus mejores usos:

Estimulá tu piel de forma natural aplicando unas gotitas mágicas de melisa en tu crema humectante vía tópica o como rocío rebajado con agua sobre tu rostro. La notarás más fresca, brillante y suave. Es posible aplicarlo puro en el área deseado, sin diluir.

Cuando el día acaba y fue agotador, relajá tu mente y cuerpo con este aceite puro dulce como aromático. Frotá una gota en tu cabeza y otra en tu tórax y muñecas o aprovechá las virtudes del baño relajante colocando unas 10 gotas... Esto te aliviará tensiones, quitará cefaleas nerviosas y atraerá el bienestar que buscás.

Cuando sientas que necesitás un descanso verdadero, reponé energía y claridad físiica y mental apelando a la melisa para crear un dormir único y satisfactorio. Te aconsejamos difundir su rocío por la habitación, unos minutos previos a acostarte. Provoca un efecto sedante maravilloso sin llegar a generar adicción.

Un armonizador y relajante esencial venerado contra la ansiedad y los nervios que devuelve serenidad y disipa estrés justo cuando más lo necesitamos. El aliado más sutil y amoroso para devolvernos a nuestro centro.

Conoce más de nuestros productos aquí.

Dejar un comentario