Consejos de Feng Shui para cambiar cualquier ambiente

Vamos a iniciar desentrañando lo que puede ser una incógnita para muchos: ¿qué es Feng Shui? Se trata de un sistema filosófico oriental que establece ciertas “normas o reglas” para lo que tiene que ver con el flujo de energía en los espacios habitables, pretendiendo lograr una influencia energética positiva y armónica, de manera que las personas que “viven el lugar” puedan gozar de una mejor calidad de vida y que los espacios les produzcan las agraciantes sensaciones.

Literalmente hablando, las palabras se traducen como “viento y agua”. Esta doctrina cuenta con muchas aristas y, todas ellas, analizan cómo debe ser la disposición y el contenido en cada espacio que habitamos, por lo que resulta algo complicado abarcar el Feng Shui en su totalidad.

3 aspectos básicos de Feng Shui

Si bien, como dijimos, es difícil hablar sobre esta filosofía magnífica en su totalidad, sí podemos mencionarte sus 3 elementos básicos:

  • ES ENERGÍA VITAL: En la cultura china, todo tiene su propia "energía vital" o chi, cuyo flujo es modificado a través de la distribución del espacio y la disposición de los objetos en él.
  • EL YING Y EL YANG: Dos elementos opuestos e interdependientes pero complementarios, ya que si existe uno, también habrá presencia del otro. Así que todo lo que habite este universo tiene una cara y un reverso. A través del Feng Shui se busca encauzar la energía hacía el “chi bueno” (el que fluye con suavidad), por sobre el malo. Se dice que es la manera de atraer a nuestras vidas las buena suerte, felicidad y prosperidad; lo contrario del chi malo.
  • EL MAPA BAGUA: Se trata de un dibujo que tiene 8 lados, que señala la relación entre los puntos cardinales y los “hilos” por los que se pasea la energía. En interiorismo, la relación entre la casa y su ubicación, se ve así:
    • Si da al Norte: la energía fluye hacia la carrera, el trabajo y la vida. Agua que fluye. Riñón, huesos, vulva y oído.
    • Apuntando al Noreste: todo fluye hacia el autoconocimiento, la inteligencia y las conexiones. Tierra, globo terráqueo. Estómago, pecho, manos.
    • Cuando da al Este: antepasados, familia, salud. Maderas, plantas. Ligamentos, piernas, pies.
    • Si se ubica hacia el Sureste: la energía fluye hacia el dinero, las buenas finanzas, prosperidad. Los elementos son la madera y fuentes de agua. Las partes del cuerpo con las que se relaciona son los huesos y la cadera.
    • Cuando da al Sur: fluye la energía del prestigio, la buena reputación y reconocimiento. El elemento es el fuego. Se relaciona con el corazón, las arterias y los ojos.
    • Suroeste: vínculos y amor. Elemento tierra. Pecho, estómago, órganos internos.
    • Si da al Oeste: fluirá la energía a favor de la creatividad, de los hijos y el dinero. Elemento: metal. La boca, nariz y cabellos, son las partes del cuerpo con las que se relaciona.
    • Noroeste: todo irá viento en popa cuando se trate de viajes, amistades, y lo que tenga que ver con lo humanitario. Metal. Pulmones, piel, cabeza.

Ahora veamos cómo funciona el Feng Shui según los ambientes y elementos:

  • LA LUZ: La más potente y mayor generadora de energía es la luz solar. De manera que es fundamental permitir una buena entrada de los rayos de sol a tu hogar, para que en este fluya energía vital.
  • LOS COLORES: Cuando de Feng Shui se trata, los colores están relacionados de manera directa con los cinco elementos de la naturaleza. Es así que el azul es agua, el rojo es fuego, el marrón es tierra, el blanco metal y el verde madera.

Nos encantaría poder explayarnos más al respecto porque es una temática atrapante y quisiéramos contarte, por ejemplo, sobre los adornos, los pasillos, las plantas y el orden, sobre los sonidos, las puertas y ventanas, qué objetos NO deberías tener, ¡y mucho más! Pero no queremos extendernos en estos puntos, porque queremos darte todos los detalles acerca del Feng Shui en el dormitorio, sobre lo que te contaremos a continuación, ¡no te lo pierdas!

Feng Shui en el dormitorio

 Para el Feng Shui, el espacio más importante de la casa es el dormitorio. Esto es así por el simple hecho de que durante el sueño somos vulnerables a las energías que nos rodean, por lo que debemos procurar que sea la mejor.

A continuación, te dejamos algunas claves para que puedas organizar el Feng Shui en el dormitorio y armonizarlo de manera que la energía que te rodee siempre que permanezcas allí, ¡sea la mejor!

  • Orientación de la cama: Jamás debe estar alineada con la puerta de entrada a la habitación ni a la del baño. Su respaldo o cabecera, que estar apoyarse en una pared que no tenga puertas ni ventanas.
  • Evitá que cuelguen cosas sobre tu cama: Atrapasueños, adornos, etc. Claro que elementos como un portaluz o un ventilador no podrán evitase, probablemente, pero intentar que sea lo mínimo e indispensable.
  • La iluminación es importante: Es importante que la luz sea tenue. Podés combinar iluminación artificial no estridente, con elementos como velas u hornitos.
  • Cuando duermas, mantén las puertas cerradas: Esto ayudará a que la energía positiva no se pierda. Esto aplica a la puerta de entrada a la habitación y a las de los muebles como cajones, armarios, etc.
  • Espejos: En lo que al Feng Shui respecta, no es conveniente tener espejos en el dormitorio, y mucho menos, que estos apunten a la cama, ya que se ha establecido que pueden perturbar el descanso.
  • Incluir plantas naturales: Son perfectas para combatir el estrés, la depresión y relajan. Son perfectas para todos los espacios del hogar, inclusive en el dormitorio.

Ahora que sabés más sobre Feng Shui, es momento de ordenar la casa y hacer que la energía fluya de manera positiva.

Dejar un comentario