Verbena: Propiedades

Hechizante, perfumado y relajante bálsamo. Se bebe por tradición y a sus hojas se le atribuyen decenas de poderes medicinales revitalizantes, por eso la aromaterapia la adopta con su esencia deleite dentro del sistema de las Flores de Bach, y nosotros la sumamos a nuestras colecciones.

Numerosos pobladores a lo largo del tiempo son la prueba de su poder curativo y ofrendan en rituales. La aromática y cálida verbena a la que llaman “la hierba milagrosa”, colabora a aliviar estados de fiebre, digerir mejor, quitar dolores articulares, de hígado y cefaleas, combatir resfríos, depurar, y, mejor todavía, acabar con los estados nerviosos y de ansiedad imperantes, subiendo el ánimo, la confianza propia y el valor, con solo recogerla de la Pachamama y usar sus mágicas hojas.  

Y su saber ancestral está en lo cierto. Para el naturismo, la verbena es una planta muy medicinal que desde tiempos lejanos tiene particularidades benéficas eficaces para la salud de las personas, sobre todo, cuando se trata de revertir procesos inflamatorios y mejorarnos desde lo psicológico, relajando de periodos de estrés, algo en lo que suma fuerza característica. Y también es aliada de numerosas fragancias femeninas y masculinas.

Como hierba, a la verbena officinalis se la halla en buenas cantidades en áreas del centro y sur del viejo continente, en sitios tropicales, donde prácticamente se la considera plaga. Tiene hojas puntiagudas alargadas y flores chicas en color violeta que aromatizan todo a su paso con una fragancia alimonada cítrica, entre frutal y floral. De sus frutos carnosos inigualables, se extrae su aceite puro esencial que impregna los sentidos.

Fueron los primeros romanos y griegos quienes utilizaban sus activos como flavonoides, mucílagos y taninos como purificante en los hogares para que no llegaran las malas energías. Pero su uso más reconocido siempre fue como mejorador natural de los estados depresivos y tristes.

¿Qué cura la verbena?

Sus propiedades medicinales con efecto sedante, neuroprotector, astringente y antiinflamatorio lo hacen altamente efectivo en los siguientes casos:

En infusiones, shampoos, crema para manos, perfume, aceite y aromatizante ambiental, la verbena actúa ayudando a mejorar síntomas de resfríos y gripes. También a calmar cansancio y fatiga mental, así como física y ansiedades. A minimizar dolores crónicos. A aliviar digestiones pesadas y copiosas, mientras cuida el hígado y los riñones, volviéndose aliada en aquellos que padecen inflamaciones en la zona.

Al momento del descanso, la fresca verbena le hace frente al insomnio y lo aleja, reforzando el sueño natural y la calma.

Resulta un favorito para alejar dolores frecuentes de cabeza debido a estados tensionales. En uso con la medicina tradicional, este elixir beneficia el reumatismo, los esguinces y los dolores de huesos intensos, quitando inflamaciones.

Conocida es por sus efectos reductores de fiebre. Y por aliviar periodos de retención. 

Aceite esencial de verbena

Como aceite, se trata de uno de los principales aliviadores contra los nervios, incluso cuando la hiper actividad es alta. Su aroma es ideal para aliviar pensamientos invasivos y oscuros, y resulta un gran estimulador anímico en momentos en los que el agotamiento es importante. Aligera, hace vibrar el espíritu, pone la mente en positivo y alegra el humor.

¿Cómo usarlo a favor? Como óleo, su mayor eficacia se da por medio del olfato. De esta manera, unas gotas de aceite esencial de verbena en un difusor aromático u horno sirven para:

- Relajar: se utiliza solo o en unión de otros como la naranja, de aromas similares.

- Animar: un puñado de gotas de verbena junto a una cucharada de aceite puro de almendras en la zona del tórax y el abdomen.

- Desinflamar: en caso de dolores artríticos o de tendinitis resulta efectivo aplicado sobre la piel, aunque no de manera directa, sino diluyendo unas 10 gotas en combinación a otras de aceite de manzanilla en algún aceite vegetal, como puede ser el oliva. Para luego realizar suaves masajes ascendentes en la zona.

- Aliviar cefaleas: cuando el estrés gana la mayor parte de las horas y los nervios juegan en contra, la verbena minimiza sus efectos nocivos y quita tensiones de cabeza, restableciendo bienestar. Para eso, unas 5 gotas colocadas en un difusor ambiental con agua o usando un vaporizador, sirven para ambientar y mejorar los sentidos.

Beneficios de la verbena

Amplio poder relajante

Con su efecto calmante de nervios, se lo asocia con el alivio eficiente de los cuadros depresivos y negativos, un problema que se origina en miles de personas cada año, y que, de esta manera, alcanza un estado efectivo y natural sin llegar a ingerir fármacos adictivos. De igual manera, posibilita la mejora de la típica migraña repetitiva, y como efecto inmediato, mejora los síntomas nerviosos asociados.

Purgante del organismo

Al depurar y actuar como poderoso diurético, colabora en la eliminación de líquidos retenidos, y así actúa beneficiando el hígado y los riñones, que se mantienen óptimos en sus funciones vitales, pudiendo hacer sus tareas habituales de eliminación de toxinas.

Antioxidante celular y antienvejecimiento

Al tener entre sus bondadosas propiedades metanol y ácidos, protege efectivamente a las células de los agentes externos nocivos. Pero además, terminan con bacterias que se suelen alojar en el organismo y perjudicarlo.

Una fragante esencia y un regalo al alma, que, en aromatizador ambiental o aceite, surge de la madre tierra en un exquisito elixir o maridaje que levanta el espíritu y reanima, y que nos ayuda a dar un respiro efectivo a tanta preocupación del día, justo en esos momentos en los que más necesitamos relajar.

Un bálsamo que recupera mente y cuerpo, reestableciendo energía y saber para volver a disfrutar de la vida. Desconectar, equilibrar, tomar valor, calmar. La verbena es mágica y un aroma a soplo de aire nuevo que reconcilia...

 

Dejar un comentario